No siempre entenderemos el porqué de todas las cosas; hay acontecimientos que le veremos la razón de ser solo después del proceso, y aun pasaran cosas que nunca entenderemos, y solo nos queda confiar en la soberanía de Dios. Aunque no siempre será así, porque todo cuanto el Padre permite, tiene un por qué y un para que, y será para nuestro provecho. Y para no caer en confusión ni contender con el Creador, nos es necesario estar conectados con el cielo para discernir los tiempos y los movimientos Divinos, sin cuestionar al Señor ni confundirnos.

La Biblia dice que: Lo que no entendemos ahorita lo entenderemos después; Y también aclara que: Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios, más las reveladas son para nosotros…. Y es que aunque tenemos la mente de Cristo, debemos entender que los pensamientos del Eterno son “insondables”, en comparación con lo finito de nuestros pensamientos. No hay punto de comparación. Todo hijo de Dios debe ser ambicioso en las revelaciones y lo sobrenatural del Padre para con nosotros, pero se debe cuidar de no rayar en la necedad de pedir explicaciones al Creador de sus designios y voluntad.

Dice Eclesiastés 11:5

Como tú no sabes cuál es el camino del viento, o como crecen los huesos en el vientre de una mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas.

Abrázate a Su amor eterno, apégate a tu identidad como heredero y disfruta de todo lo que trae Su gracia infinita en cada tiempo; Pues detrás de cada suceso, sea malo o sea bueno, El trae grandes enseñanzas y bendiciones para su pueblo. Por lo tanto gózate, se agradecido y sigue adelante; que tu fidelidad y obediencia será lo que marque pauta en medio de toda situación.

Por: Yarahi Williams