¿Esta manzana cuántas calorías tiene? ¿Porta la bacteria E. coli? ¿Engorda?

A simple vista es imposible saberlo, pero una nueva generación de escáneres pronto permitirá al consumidor verificar por sí mismo lo que come.

Esta tecnología, basada en el espectrómetro, se emplea desde hace tiempo, pero nunca con este uso. Consiste en que el escáner envía un haz de luz hacia una fruta, una legumbre o un trozo de carne, que rebota las ondas. Estas son analizadas y permiten obtener información del producto: cantidad de carbohidratos, lípidos y fibra, así como las calorías que contiene y otros datos.

Todavía no es posible escanear un plato preparado, como una pizza o una torta, a menos que se escaneen separadamente todos los ingredientes que se utilizaron en la preparación.

Pero varias empresas desarrollaron ya una versión de este escáner y buscan posicionarse en el mercado. La israelí Consumer Physics, así como la estadounidense TellSpec, ya elaboraron escáneres diminutos que se pueden usar como un accesorio conectado a internet a través de un teléfono inteligente, a precios entre los 250 y 400 dólares.

El dispositivo de TellSpec ya fue más lejos porque además calcula el índice glicémico, una importante información para los diabéticos. La empresa afirma que también puede detectar la presencia de gluten, nueces, maní, huevo o leche, que son las principales fuentes de alergias.

Fuente: eltiempo.com