Quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job”  Job 42:10

Muchos de nosotros nos quejamos por cositas que pasan en nuestra vida, por situaciones que a veces no son tan relevantes, Job fue un hombre que sufrió una de las mayores crisis que el ser humano puede enfrentar, pero había algo en Job, existía un deseo de ser recto y perfecto delante de Dios y sobre todo había TEMOR DE DIOS en su corazón, eso lo impulsaba a poder resistir las asechanzas y ataques tan tremendos del enemigo y de todo lo que le rodeaba, Job solo confesaba: “Yo sé que mi Redentor vive..” (Job 19:25a)

Definitivamente Dios no se equivocaba, este era un varón PERFECTO, a pesar de la prueba y de la dura crisis el tenia palabras de fe y confianza: “Yo se que mi Redentor vive”, que tremenda palabra, que tremendo ejemplo de confianza y de fe, y es que cuando Dios describe a una persona es porque la conoce a perfección y Job era un conocido de Dios sin lugar a dudas.

Pero Dios que no tendrá al justo por injusto, sabe RESTITUIR lo que el enemigo quiere quitar, porque una cosa debemos tener en claro, Dios no resta ni divide, Dios suma y multiplica y por tal razón Dios daría a Job lo que su actitud merecía.

Después de todo lo que Job tuvo que pasar, la Biblia dice en Job 42: 12 “Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero;…”

Esa frase me llena de gozo y confianza, saber que cuando tú eres fiel Dios RESTITUYE al DOBLE lo que se te fue quitado.

Posiblemente pasemos por situaciones en las que el enemigo nos querrá ver derrotados, el tratara por todos los medios de entrometerse en lo que el considera que es la fuente de nuestro gozo, la fuente de nuestro anhelo de ser fieles a Dios, pero aun cuando quiera venir a arrebatar o a quitar algo, debemos estar seguro que Dios RESTITUIRA eso si tan solo somos FIELES A EL.